Bienvenido al Sitio Web de Sibanicú, Camagüey, Cuba, hoy es Miércoles, 24 Enero, 2018
La leyenda del Río de Piedra

Hace muchos años, cuando la exuberancia de los bosques, cubrían la mayor parte de la Isla, cuando las aguas de los ríos, eran limpios y cristalinas. En aquella aldea los indios vivían felices, dedicados a la caza, la pesca, hacían casabe y en los días festivos, se divertían con el areito.  
  
Allí eran la admiración de todos Chalí que en lengua aborigen quiere decir lazo o adorno ¡ tanta era su belleza ¡ y el joven Baharí, el hijo del cacique que se caracterizaba por su bondad y valentía.  

Un día triste, llegaron los colonizadores y se llevaron muchos jóvenes entre ellos a Baharí. Desde ese día Chalí iba todos los días a un recodo del río bajo una Ceiba frondosa donde ellos se habían amado apasionadamente anillados, por el canto de los pájaros y el perfume de las flores.  

Allí se sentaba y metía los pies en el río y sus lágrimas se confundían con el agua y esperaba el regreso de su amado.  Pero las lunas pasaban, los árboles perdían las hojas y Baharí no volvía.

Ella cada día pasaba más tiempo en las márgenes del río, la brisa le acariciaba el cabello, los vistosos guacamayos tratando de alegrarla revoloteaban a su alrededor pero todo era en vano, ella casi no comía, pasaba horas y horas llorando, sus lágrimas cada día eran más duras. 

Un día tuvo el presentimiento que Baharí había muerto y fue tanto su llanto, que cayó desfallecida y sin vida a la orilla del río. Estas lágrimas convertidas en piedras cubrieron las márgenes del río. Y desde entonces a este territorio se le conoce como Sibanicú que quiere decir Río de Piedra.   

Literatura

Contáctenos